lo-que-ensena-la-escuela-naturista

LO QUE ENSEÑA LA ESCUELA NATURISTA

1°) La vida humana como la de cualquier ser viviente está supeditada a las leyes naturales, que son verdaderos imperativos vitales.

2°) La escuela naturista sostiene un principio moral universal aceptable por todos los hombres, cualquiera que sea su filosofía o sus creencias.

El fundamento de esta moral, es el derecho que tiene cada ser a la mejor conservación y expansión de su propia existencia. De acuerdo con este principio la definición sobre el bien y el mal, sobre la que tanto se ha discutido es cosa sencillísima, bien, es, todo lo que favorece la mayor conservación expansión y reproducción de la vida; mal, es lo que tiende a un resultado opuesto.

3°) La escuela naturista, define la salud como una consecuencia lógica de la adaptación inteligente a los imperativos vitales y de una práctica constante del bien, conforme a nuestra definición de la moral.

4°) La escuela naturista en cambio, define la enfermedad como un fenómeno de defensa o de adaptación ante condiciones anormales o viciosas de vida y la invasión de materias extrañas o venenos introducidos o formados en nuestro organismo a consecuencia de una alimentación irracional, inadecuada, excesiva, mal combinada o tóxica, además, de otras malas costumbres  o vicios. La enfermedad es, en otros términos, el vencimiento de una deuda contraída con la naturaleza, y sus síntomas constituyen advertencias que se harán cada vez más imperiosas si no se tienen suficientemente en cuenta o si se recurre a la escapatoria de las drogas u otros paliativos, sin reformar la conducta cuyos extravíos fueron la verdadera causa del mal.

5°) La escuela naturista interpreta el dolor, como la voz de alarma que nos llama la atención sobre alguna anormalidad que constituye un peligro y que hay que corregir cuanto antes, si se quieren evitar males mayores. El dolor es la manifestación de un mal, pero, no es el mal mismo, se puede suprimir el dolor por medio de un fármaco, un anestésico, etc., sin haber hecho nada realmente eficaz contra el mal mismo que sólo desaparecerá con el dolor, cuando se eliminen sus causas.

6°) La escuela naturista sostiene en definitiva, que la causa de todas nuestras molestias, enfermedades, y dolores reside en nuestra ignorancia nuestros errores o rutina, prejuicios, vanidades y mal entendido egoísmo y en nuestros excesos y carencias y vicios.

7°) La escuela naturista sostiene el criterio Hipocrático de la unidad de las enfermedades, “no hay enfermedades sino enfermos”. Existe una perfecta unidad funcional en todo el organismo y una perfecta armonía fisiológica entre todas las funciones, no hay enfermedad exclusivamente local, toda molestia local determina reacciones defensivas de todo el organismo, todo lo que afecta al conjunto afecta también a cada parte.

8°) La escuela naturista enseña también que toda enfermedad tiende a curarse, sólo por la acción de la fuerza vital, en la que se fundaba Hipócrates, fuerza más o menos grande y de la que depende la capacidad de defensa y de adaptación, así como la efectividad de las crisis curativas, catarrales, febriles, eruptivas y todas las llamadas enfermedades que no son más que manifestaciones de los esfuerzos realizados por el organismo apoyados en el poder de la fuerza vital, para restablecer el equilibrio comprometido por carencias, excesos o mala calidad del aire de la luz solar, del ejercicio, del reposo, de los elementos nutritivos o alimentos mal  combinados, desvitalizados, acidificantes o tóxicos.

9°) Según la escuela la verdadera higiene consiste en cultivar la salud por medio de una adaptación inteligente a las condiciones naturales y normales de vida, y por la acción estimulante de los agentes naturales. Considera como pesudohigiene, la que se pretende establecer a base de vacunaciones e inmunizaciones artificiales. La única inmunidad real se consigue con una adaptación perfecta a las leyes naturales y el acatamiento voluntario a los imperativos vitales. La verdadera profilaxis social es la que deriva de la reforma de las costumbres, dentro de las normas naturales de vida, dentro del fundamento de la moral que hemos definido. El perfecto saneamiento de las ciudades y su reedificación en condiciones  de  ventilación, luminosidad, limpieza y con grandes espacios abiertos, parques y estudios de juego o deportes, la eliminación de pantanos y depósitos de basuras, eliminarían los mismos infecciosos, a la vez que un concepto más racional de la moral y un conocimiento más exacto de nuestras verdaderas necesidades biológicas, y la consiguiente reforma de la conducta en sentido naturista, suprimiría la lacra de la prostitución y las terribles enfermedades consiguientes.

10°) Lo que conserva la salud es también lo más apto a devolverla. Toda enfermedad tiende naturalmente a su curación gracias a la acción de la fuerza vital “Vis Naturae Medicatrix” de Hipócrates. Mientras sea ésta suficiente y no se dificulte su acción por la aplicación de drogas y tratamientos antinaturales siempre intempestivos e ilusorios. El instructor o el verdadero médico naturista deben ser fieles intérpretes y simples ayudantes de la acción curativa de la naturaleza, deben tender al restablecimiento de las condiciones normales devida, dentro de las cuales es esencial la reforma inteligente de la alimentación de acuerdo con las características individuales, del temperamento, edad, vitalidad y capacidad metabólica individual, además, de los otros imperativos vitales y de la autosugestión que también desempeña un papel de importancia, ésta es la verdadera clave del tratamiento de cualquier enfermo. Otras aplicaciones o remedios aún llamados naturales son generalmente inútiles.

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *